Exea FS Twinner 3 – Peña La Unión 3

Como una tarde en la que decides ir al cine. Como una tarde en la que no tienes claro qué película elegir. Como una tarde en la que, al igual que siempre, dejas que tu acompañante actúe como adivino. Como una tarde que no recordarás en el día de un presunto juicio final. Así resultó el partido del pasado sábado.

Sin tiempo para sentarse en la butaca, Monta anotaba, a la salida de un corner, el primer gol del equipo exeano. 1-0. ¿Se imagina mejor comienzo? Muy buen comienzo. Defensa sin fisuras. Pase al hueco de Bellido a Monta cuyo disparo es atajado por el portero. Contragolpes no rematados y alto porcentaje de posesión.

Poco a poco, Exea seguía sumando puntos en el combate y lograba sembrar el miedo en los bilbilitanos al provocar César un claro penalti tras efectuar una pared con Losada. El penalti, se convirtió en el punto de inflexión del partido. Sin quererlo, el fallo de César reavivó la intensidad del rival y supuso un duro golpe para los exeanos.

El partido aumentó de velocidad y, por ambas partes, se sucedían los contragolpes que ningún equipo lograba materializar. Se trataba del mismo bloque correoso del año pasado, al que incorporaron a un conocido de las 72 Horas y de los Globetrotters. El rival comenzó a jugar mejor. Es más, con 5 faltas en su debe, Peña La Unión consiguió aguantar los instantes finales del primer periodo. Incluso, pudo empatar.

Fallos en los 3 para 2

En esta ocasión, como tantas otras veces, tu acompañante demostró que sigue sin ser lo suyo aquello de acertar con sus premoniciones. Y pudo no ser así, pero fue. Pudo porque la película era mala. Sin embargo, por momentos aparecían instantes que podían convertir la película en decente e, incluso, agradable. Pero no. Decidido. La próxima vez elijo yo.

No invertiría demasiado tiempo César en resarcirse de su error anterior. Culminando una gran jugada al segundo palo, logró aumentar la distancia en el marcador de su equipo y fijar el 2-0 como una barrera inquebrantable para Peña La Unión. El gol fue airadamente protestado por los de Calatayud al encontrarse su portero en el suelo quejándose de un golpe.

No sólo no hundió al oponente, sino que el gol los despertó de su letargo y provocó que, heridos en su orgullo, lograsen acortar distancias con un gol tras anticiparse a la defensa. Y después, otro gol. ¿No cabía un tiempo muerto aquí?

Seguido al gol, provocaron la segunda cartulina amarilla de Roberto y, con un jugador menos, movieron rápido el balón y lograron batir a Viú con un fuerte disparo.

Los exeanos se preguntaban cómo un partido que tenían tan de cara, se les había puesto tan cuesta arriba. Sin embargo, como tantas otras veces sacaron su orgullo a relucir y consiguieron empatar a 3 vía gol de Gallizo. Con 5 faltas, los bilbilitanos lograron aguantar algo más de 3 minutos sin desprenderse del punto logrado con tanta insistencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s